¿Cómo cuidar la salud en invierno?

Llegan las bajas temperaturas, durante el invierno, las personas son más propensas a sufrir enfermedades respiratorias, aumentar de peso y hasta sufrir depresiones y cuadros de estrés. Por eso, es recomendable adoptar algunos consejos para sobrellevar de mejor manera la temporada de frío que ya se instaló entre nosotros.

Al pasar más tiempo en interiores, usted está más cerca de otras personas. Esto aumenta sus probabilidades de contagiarse con virus que causan resfriados, la gripe o COVID-19. La excesiva humedad del invierno también puede debilitar las barreras naturales de mucosidad de la nariz, la boca y los pulmones, que es por donde entran al cuerpo los virus.

Aquí, algunos consejos para cuidar la salud en invierno:

  1. Reforzar los hábitos de higiene
    En invierno, los virus que causan los resfríos y la gripe circulan con mayor frecuencia y la tasa de contagio aumenta por el hecho de estar en ambientes cerrados y mal ventilados. Para ello, lavarse las manos sigue siendo una de las mejores formas de evitar el contagio. Además, es recomendable taparse la boca o cubrirse con el brazo al momento de estornudar o toser para evitar la propagación de los gérmenes. Asimismo, hay que evitar tocarse los ojos, la boca y nariz ya que de este modo es como se propagan los virus presentes en sus manos.
  2. Evitar cambios bruscos de temperatura
    Los cambios de temperatura son perjudiciales en esta época del año, por eso es aconsejable ventilar periódicamente los ambientes.
  3. Usar protección solar
    Los rayos de sol pueden quemar la piel durante esta época del año, especialmente para aquellos que practican deportes invernales o al aire libre o en lugares con alto reflejo de los rayos del sol. Por eso, es necesario aplicar protección solar en las zonas de la piel que no se encuentren cubiertas por la ropa.
  4. Cuidar de la alimentación
    En invierno, el cuerpo necesita más calorías para afrontar el frío, lo que a veces ocasiona aumentar de peso durante la temporada. Para evitar esta situación, es recomendable mantener los horarios de alimentación y añadir a la dieta una variedad de frutos secos.
  5. Aumentar la ingesta de vitaminas
    Para evitar los malos efectos del invierno es necesario aumentar la ingesta de vitaminas A, C Y D mediante los alimentos apropiados (cítricos, verduras de hoja, etc). La vitamina A evita la resequedad del cutis y las grietas en los labios. Por su parte, la vitamina C ayuda a aumentar las defensas y a prevenir resfríos.
  6. Ropa adecuada
    El consejo más práctico es vestirse en capas para poder mantenerse secos y calientes. Si el clima es muy frío, es recomendable vestir ropa térmica. Asimismo, es importarte considerar que los bebés y niños deben vestirse con una capa de ropa más de la que un adulto llevaría en las mismas condiciones. Sin embargo, hay que estar atentos que el abuso de prendas demasiado cerradas o ceñidas impide una correcta transpiración
Ir arriba